jueves, 27 de octubre de 2016

Alimentación en la fibromialgia


Las características que debe tener la alimentación para las personas con fibromialgia distan en muchos aspectos de la alimentación de la persona sana, esto es debido a que las necesidades de muchos nutrientes se encuentran aumentadas.

Por lo general, en el organismo de las personas con fibromialgia se produce una pérdida crónica de calcio y magnesio. Esta bajada de minerales genera contracturas espasmódicas en los puntos dolorosos de la musculatura descritos anteriormente. Además, también es frecuente encontrar un déficit de Selenio, Zinc, Iodo, Hierro y Vitamina D.

Las necesidades de macronutrientes (azúcares, grasas y proteínas) son las siguientes:


Proteínas: Deben aportar un 15% de la energía que se consume a lo largo del día. Del consumo total de proteínas sólo un 40% debe ser de origen animal y un 60% de origen vegetal. Los principales alimentos de este grupo a consumir deben ser el pescado, las legumbres y los huevos.

Hidratos de carbono: Los azúcares deben representar entre un 45 – 50% de la energía que se consume a lo largo del día. De estos un 40% deben ser hidratos de carbono complejos o de absorción lenta y menos de un 10% a través de azúcares sencillos. Los alimentos de este grupo a consumir de manera mayoritaria deben ser las legumbres, los tubérculos, la verdura, la fruta y en menor cantidad los cereales.

Lípidos: Las grasas tienen que representar el 35% de la energía que se consume a lo largo del día. De estas menos de un 7% deben ser ácidos grasos saturados, un 20% ácidos grasos monoinsaturados, entre un 5 – 7,5% ácidos grasos poliinsaturados y menos de un 1% acidos grasos trans. Además es importante consumir ácidos grasos omega-3 (2 gr. de linolénico) y ácidos grasos omega-6 (un 6%).

En cuanto al colesterol un máximo de 300 mg al día (proveniente de grasas no saturadas o monoinsaturadas y poliinsaturadas). La fuente de alimentación de todas estas grasas pueden ser el pescado azul, el aceite de oliva extra virgen, el aceite de girasol extra virgen (sin refinar), los frutos secos y las semillas. 

Para la fibra dietética se establece un consumo de 30 – 40 gr. al día, que la aportarán principalmente las legumbres, la fruta, la verdura, las semillas y los cereales integrales.

Las necesidades de micronutrientes (minerales y vitaminas) también se ven modificadas.

Minerales:

Calcio (mínimo 1.500 mg/día).
Magnesio (entre 400 – 1.000 mg/día).
Zinc (10 mg/día) y selenio (70 µg/día).

Vitaminas:

Las necesidades de vitaminas también se encuentran aumentadas:

Vitamina A (mínimo 1.000 µg/día).
Vitamina C (entre 80 – 300 mg/día).
Vitamina E (mínimo 10 mg/día).
Vitamina B6 (mínimo 1,5 mg/día).
Acido fólico (mínimo 400 µg/día).

Dieta para la fibromialgia

Para desarrollar una dieta adaptada a la persona que sufre fibromialgia hay que verificar primero si existe alguna alergia o intolerancia alimentaria. 

El 7% de las personas que tienen fibromialgia también tienen alguna alergia o intolerancia (en la población en general sólo entre un 2-5%). La más frecuente es la intolerancia a la lactosa, seguida por la alergia a la piña, a las fresas, a la soja y a las frutas cítricas.

Uno de los principales objetivos nutricionales para tratar las enfermedades autoinmunes como la fibromialgia es potenciar el sistema inmunitario a través de un buen consumo de vitaminas, minerales y proteínas.

Las principales recomendaciones dietéticas para la fibromialgia son:
Realizar una alimentación basificante o alcalinizante, por ejemplo minerales como el magnesio, el calcio, el zinc, el selenio y el potasio.

Evitar consumir minerales acidificantes como el sodio, es decir, disminuir el consumo de sal o eliminarlo por completo. Si no es posible, entonces utilizar dosis muy bajas de sal marina (sin refinar) en la preparación los alimentos.

Hacer un buen aporte de antioxidantes: vitamina C, A, E y fitoquímicos como los flavonoides o la quercetina.

Hacer una ingesta correcta de vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal.

Consumir acidos grasos Omega-3 por su efecto antiinflamatorio y mejora de los estados de depresión.

Mejorar la absorción intestinal de nutrientes a través de una flora sana y el aporte de fibra.

Consumir alimentos ricos en Betacarotenos para garantizar un buen estado de las mucosas internas y mejorar su hidratación.

Consumir vegetales crudos en las comidas principales para aumentar el aporte de vitaminas antioxidantes.

Ingerir frutos secos a diario por su aporte en minerales basificantes o alcalinizantes y en ácidos grasos saludables.

Para asegurar un buen aporte de energía y nutrientes se recomienda fraccionar bien la comida en 5 raciones al día.

Todo esto teniendo en cuenta que se tiene que poder llevar a cabo de manera fácil y sin mucho esfuerzo. ¿Cómo? Es necesario realizar una planificación semanal de las comidas para organizar bien la compra. Elegir recetas de fácil preparación y digestión para evitar provocar más cansancio a la persona.

El papel del dietista nutricionista en la fibromialgia

Además de realizar una buena dieta, en muchos casos también será necesario suplementar para conseguir llegar a todos los nutrientes descritos y aumentar la eficacia del abordaje nutricional. Para ello la mejor elección es acudir a la consulta de un dietista nutricionista para que realice una pauta personalizada a cada caso.

Bibliografía

Neurotransmisión y Fibromialgia. Dr. Horacio Kinast.
Fibromyalgia–should we be testing and treating for vitamin D deficiency? Aust Fam Physician. 2011 Sep;40(9):712-6. Daniel D, Pirotta MV. Department of General Practice, University of Melbourne, Victoria.
Myalgia and Fatigue: Translation from Mouse Sensory Neurons to Fibromyalgia and Chronic Fatigue Syndromes. Light AR, Vierck CJ, Light KC. In: Kruger L, Light AR, editors. Translational Pain Research: From Mouse to Man. Boca Raton, FL: CRC Press; 2010. Chapter 11. Frontiers in Neuroscience.
The science of fibromyalgia. Mayo Clin Proc. 2011 Sep;86(9):907-11. Clauw DJ, Arnold LM, McCarberg BH; FibroCollaborative. Department of Anesthesiology, University of Michigan, Ann Arbor, MI 48106, USA.
Generalised musculoskeletal pain syndromes. Best Pract Res Clin Rheumatol. 2010 Dec;24(6):829-40. Mourão AF, Blyth FM, Branco JC. Rheumatology Department of Centro Hospitalar de Lisboa Ocidental, EPE, Hospital Egas Moniz Hospital, Lisbon and CEDOC – Faculdade de Ciências Médicas da Universidade Nova de Lisboa, Lisbon, Portugal.
Dietary aspects in fibromyalgia patients: results of a survey on food awareness, allergies, and nutritional supplementation. Rheumatol Int. 2011 Jul 22. [Epub ahead of print] Arranz LI, Canela MA, Rafecas M. Faculty of Pharmacy, University of Barcelona, Joan XXIII, s/n, 08028, Barcelona, Spain.
Fibromyalgia and nutrition, what do we know? Rheumatol Int. 2010 Sep;30(11):1417-27. Epub 2010 Apr 1. Arranz LI, Canela MA, Rafecas M. Faculty of Pharmacy, University of Barcelona, Joan XXIII, s/n., 08028, Barcelona, Spain.

Fuente:
http://www.alimmenta.com/dietas/fibromialgia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
María José Morón. Con la tecnología de Blogger.