sábado, 16 de marzo de 2013

Chirimoya versus Guanábana y Propiedades curativas

Guanábana


La guanábana (Annona muricata) es muy delicada, de color verde oscuro cubierta de espinas suaves. 

Es relativamente grande y de cáscara muy delgada. La pulpa es blanca, cremosa, carnosa, jugosa y ligeramente ácida, mide entre 20 y 30 cm de largo y puede pesar unos 2,5 kg.

Chirimoya


La chirimoya (Annona cherimola) es acorazonada y su tamaño es similar al pomelo. La cáscara es delgadísima y frágil; su superficie verde oscura, casi lisa, lleva como una red de sombras que demarca los límites de cada frutilla. El interior de la fruta, de color blanco, posee una textura carnosa, blanda y de sabor dulce, a veces descrita como una mezcla entre la piña, el mango y la fresa.

Así, existen tres diferencias principales entre la chirimoya y la guanábana:

La chirimoya es del tamaño de un pomelo mientras que la guanábana es relativamente más grande.
La chirimoya tiene su superficie cuasi-lisa mientras que la guanábana está cubierta de espinas suaves.
La chirimoya es dulce mientras que la guanábana es ligeramente ácida.

Sigue...
 Independientemente de que la guanábana ha sido estudiada por el Instituto Purdue, en Indiana (USA) que avala sus aplicaciones ya mencionadas, existen bastantes testimonios que dan fe de su poder curativo

No confundir la Chirimoya con la Guanábana para curar el cáncer.

La efectividad comprobada de la Guanábana para curar todo tipo de cáncer y muchas otras enfermedades c(omo la diabetes, amebiasis, la malaria, la diverticulosis, hemorroides, trastornos del riñón y del hígado), es antitumoral entre otras bondades y que contiene esta deliciosa fruta, no debe confundirse con la chirimoya, otra fruta que se parece a ella, porque podría ser que no contengan las mismas propiedades aunque son parecidas y recomendadas por sus vendedores como curativas, pues existen 60 o más especies familiares del genero annona a la que pertenece la guanábana y no todas han sido estudiadas científicamente, ni se ha comprobado que las demás curen igual.

Independientemente de que la guanábana ha sido estudiada por el Instituto Purdue, en Indiana (USA) que avala sus aplicaciones ya mencionadas, existen bastantes testimonios que dan fe de su poder curativo y se ha venido descubriendo que sana muchas otras enfermedades y es efectiva también para bajar de peso.

Todos los componentes de la guanábana son para curar diversas enfermedades o trastornos de la salud, desde las raíces, la corteza, las hojas del árbol, la cascara de la fruta, su pulpa y semillas. Por tal motivo no debemos perder la oportunidad de sembrar las docenas de semillas que contiene cada fruta de la guanábana que tiene además gran capacidad de germinación sin tanto cuidado; se pueden sembrar tantos arboles como sea posible para tener a la mano esta milagrosa fruta, porque nuestras necesidades requieren continuamente de su poder curativo y la demanda cada día más encarecerá este producto.
 
La guanábana, también es conocida en otras partes del mundo con los siguientes nombres: Guanaba, Huanaba, Zapote de Viejas, Cabeza de negro, Catoche, catuche, anona de puntitas, anona de broquel, Sinini, araticum, jaca do pará, sorsaka, Zunrzak, corossol epineux, gran corossol, araticulam “SOURSOP”, “aka Guyabano”, “Graviola”, “Sirsak” – “Annona Muricata Linnaeus”, “masasamba”, “yaca” “corosol”, “chachimán”, “huana huana” (v. Shipibo-Conibo). cachiman epineux, durian Holanda, durian maki y jue-rian-khack.

Propiedades de la guanábana. Beneficios de la graviola

La guanábana, también conocida popularmente como graviola o chirimoya brasileña, es considerada uno de los más poderosos anticancerígenos que existen. Esto se debe a la alta concentración de acetogeninas que tiene este fruto muy popular en América del sur.

La guanábana, también conocida como graviola o chirimoya brasileña, es una de las plantas que más se ha puesto en boga en el mundo entero debido a las grandes propiedades que se le adjudican. Es una fruta con una alta concentración de acetogeninas, que tendrían una fuerte capacidad de luchar contra el cáncer.

Según investigaciones que se han realizado, esta sustancia presente en la fruta sería de gran ayuda contra las células cancerígenas. De hecho, un estudio practicado en la Universidad de Pardue (EEUU), demostró que las acetogeninas pueden inhibir selectivamente el crecimiento de células cancerígenas y también inhibir el crecimiento de las células del tumor. De todos modos, ésto no terminaría de confirmar a la planta como anticancerígena en sí, aunque hay fuertes indicios de que así puede llegar a ser.

Graviola y Cáncer: enemigos íntimos. Sus propiedades anticancerígenas
 
Todas las partes del árbol de la graviola se utilizan en alimentación y medicina natural contra distintas enfermedades y para obtener un mejor funcionamiento del organismo. Sin embargo, destacan especialmente las propiedades de la graviola contra el cáncer.

En las zonas tropicales sudamericanas, donde el árbol crece naturalmente, tanto las raíces como la fruta y sus semillas se han utilizado ancestralmente por sus propiedades en beneficio de la salud.

Entre algunas de esas utilidades, puede destacarse que la fruta y el zumo de fruta se toman para contrarrestar los parásitos, para aliviar fiebres y contra la diarrea. Las semillas machacadas, en tanto, se utilizan contra piojos y gusanos. Mientras tanto, el té se usa para problemas de hígado.

Pero estos destinos de la graviola han cobrado actualmente un cariz secundario frente a su potencialidad anticancerígena. Según los últimos descubrimientos, los parásitos tendrían una importante incidencia en el cáncer y, como dijimos anteriormente, la graviola parece ser un arma eficaz contra ellos.

De acuerdo a las mencionadas investigaciones, todos los pacientes de cáncer están infectados con parásitos, que crean una importante cantidad de tóxicos dentro del cuerpo, con sus excrementos y su orina, haciendo sucumbir las defensas del organismo, que queda descubierto ante el ataque de las células cancerosas.

Por esta razón, la importancia de la graviola frente al cáncer, dada su propiedad desparasitante, cobra día a día mayor importancia. Resultados de estudios efectuados desde 1997 a la actualidad en Estados Unidos, en la Universidad de Purdue, Indiana, en tratamientos de tumores cancerígenos con sustancias presentes en la graviola, han sido altamente positivos, reconfirmando análisis anteriores realizados entre 1941 y 1962.

Varios estudios han demostrado que los extractos de la hoja, corteza, raíz, vástago y semilla de la graviola son antibacterianos, mientas que la corteza tiene además características antimicóticas. Las semillas, en tanto, demostraron también propiedades antiparasitarias.

La investigación sobre este mágico árbol sigue en curso, conociéndose nuevos avances fitoquímicos específicos que están demostrando las características anticancerígenas de la graviola contra casi todos los tipos de este terrible mal.

Un estudio aún no concluido, aportaría indicios acerca de que el uso de la graviola comenzaría a controlar en 48 horas el crecimiento de un tumor. Ante esto, existe mucho interés en la comunidad científica en lograr sintetizar estos productos químicos naturales para incorporarlos en nuevas drogas.
 

Fuentes:

http://remedios.innatia.com
http://www.lachirimoya.org/diferencia-guanabana-chirimoya/
http://es.globedia.com/confundir-chirimoya-guanabana-curar-cancer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
María José Morón. Con la tecnología de Blogger.