lunes, 11 de febrero de 2013

EL SUTRA DEL BUDA DE LA MEDICINA


EL SUTRA DEL BUDA DE LA MEDICINA

Tathagata de la Luz Radiante de Lapislázuli: sus votos, méritos y virtudes

Traducido del Tripitaka Sanscrito al Chino por el Maestro Hsuan- Tsang de  la Dinastía Tang

-del chino al inglés por Minh Thanh & P.D. Leing (2001)

-del inglés al español por José Aquino, 2004


Así he oído: una vez, el Santo Venerado por el Mundo Buda Sakyamuni viajaba por varias tierras enseñando y convirtiendo a la gente. Cuando llego a Vasali, descanso bajo un Árbol de la Música, acompañado por 8.000 grandes Bhiksus. Se formó una inmensa asamblea, que incluía a 36.000 grandes Bodhisattvas, reyes, ministros, brahmanes, laicos, las ocho Clases de Seres Sobrenaturales, seres humanos y no humanos que se reunieron respetuosamente alrededor del Buda mientras predicaban el Dharma.

En ese tiempo, el Bodhisattva  Manyusri, príncipe del Dharma, inspirado por el gran poder espiritual del Buda, se levantó de su asiento, ajusto su túnica con el hombro izquierdo descubierto y se arrodillo sobre su rodilla derecha. Con las palmas de sus manos unidas, dijo respetuosamente al Buda: “Santo Venerado por el Mundo, le solicito que nos exponga los nombres y títulos, los grandes votos y las virtudes supremas de los Budas del pasado, para que todos los que le escuchen se liberen de las obstrucciones karmicas, y para que los seres sintientes del futuro, en la era del decaimiento del Dharma, también se beneficien y logren la felicidad”.

Sigue...

El Buda alabo al Bodhisattva Manyusri diciendo: -¡Excelente, excelente, Manyusri! Por tu gran compasión, me has solicitado que exponga los nombres y títulos, méritos y virtudes y los votos de los Budas del Pasado, para que los están obcecados por obstrucciones karmicas se liberen  y para traer beneficios, paz y alegría a todos los seres sintientes del futuro que vivan en la era del decaimiento del Dharma. Escucha  atentamente y reflexiona sobre lo que te voy a decir.

El Bodhisattva Manyusri respondió: – Gracias, Santo  Venerado por el Mundo. Escucharemos atentamente lo que nos va a enseñar.

Entonces el Buda dijo a Manyusri:-Al Este de este mundo, más allá de incontables Tierras de Budas, más numerosas que los granos de  arena de diez ríos Ganges, existe un mundo llamado Lapislázuli Puro. El Buda de ese mundo se llama Buda de la Medicina, Tathagata de Lapislázuli Radiante, Arhat, Plenamente Iluminado, Dotado de Sapiencia y Conducta, Bien Ido, Conocedor del Universo, Educador Insuperable, Maestro de Dioses y Hombres, Despierto y Sublime.

Manyusri, cuando ese Santo Venerado Buda de la Medicina se comprometió con el sendero de un Bodhisattva, tomo solemnemente doce grandes votos para conceder felicidad a los seres sintientes.

Primer Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado el Supremo Estado de la Suprema Iluminación, brillantes rayos de luz irradiaran desde mi cuerpo, iluminando a incontables reinos. Mi cuerpo estará adornado con los Treinta y Dos Signos de la Grandeza y con las ocho características auspiciosas. De este modo, influiré en los seres sintientes para que puedan ser justos como yo.

Segundo Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya logrado la Suprema Iluminación, mi cuerpo irradiara ampliamente la luz de color Lapislázuli. Llevare los adornos de las virtudes supremas y seré un centro de brillantez más magnifico que la luz del sol y de la luna. Con esa luz despertare la mente de todos los seres que se encuentren en la oscuridad y los capacitare para que persigan su superación espiritual.

Tercer Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, transmitiré sabiduría infinita y métodos hábiles de liberación a todos los seres sintientes y les proporcionare lo que necesiten para satisfacer sus necesidades materiales. Nunca experimentaran escasez de nada.

Cuarto Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, guiare a los que sigue vías heréticas hacia el sendero de la iluminación. Asimismo, conduciré a los que persiguen la meta de un Sravaka o Pratyeka-Buda para que se identifiquen con el sendero del Mahayana.

Quinto Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema iluminación, ayudare a los seres sintientes a cultivar la buena moral para que ajusten su conducta a las reglas de la perfección, de conformidad con los preceptos. Prometo que incluso los que violaron los preceptos podrán purificar sus faltas solo con escuchar i nombre y no  tendrán que descender a reinos bajos.

Sexto Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que nacieron con cuerpos imperfectos, que sufran menoscabos, que sean feos, estúpidos, ciegos, sordos, mudos, impedidos, jorobados, leprosos, dementes o sufran de enfermedades, al oír mi nombre, obtendrán cuerpos bien formados, con sentidos intactos, y serán dotados de buena inteligencia. Los cuidare para que estén libres de enfermedades y sufrimientos.

Séptimo Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes afligidos por enfermedades, que no cuenten con la ayuda de  nadie, que no tengan un lugar donde ir, que carezcan de médicos, medicinas y familiares, que no cuenten con un hogar y vivan en condiciones miserables y de desamparo, tan pronto mi nombre llegue a sus oídos, se aliviaran de sus quebrantos. Con cuerpos  y mentes sanos, podrán mejorar sus condiciones, disfrutar de un hogar, de una familia y de abundancia y, finalmente, podrán realizar sin desvíos la Suprema Iluminación.

Octavo Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, las mujeres que sufran de su condición biológica y deseen abandonar su forma femenina, con escuchar mi nombre, podrán renacer como hombres. Desarrollaran cualidades  nobles y, finalmente, podrán realizar la Suprema Iluminación.

Noveno Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, ayudare a todos los seres sintientes  a liberarse de las influencias demoniacas y de los apegos a caminos heréticos. Conduciré a los que se encuentren atrapados en ideas equivocadas hacia la visión correcta, hasta que gradualmente cultiven las prácticas de los  Bodhisattvas y rápidamente realicen la Suprema Iluminación.

Decimo Gran Voto

Prometo que en futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que estén encadenados, golpeados, aprisionados, condenados a muerte o sometidos a incontables miserias y humillaciones y que sufran de opresión de cuerpo y mente, solo tendrán que escuchar  mi nombre para ser liberados de estas aflicciones, gracias al gran poder de mis méritos y virtudes.

Undécimo Gran Voto

Prometo que en futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, a los seres sintientes atormentados por el hambre y  la sed, que crean karma malsano en su intento por sobrevivir, si logran escuchar mi nombre y lo recitan con sinceridad  persistencia, les proporcionare las comidas y bebidas más exquisitas. Finalmente, cuando llegue a probar el sabor del Dharma, los estableceré en el sendero de la paz y alegría.

Duodécimo Gran Voto

Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que estén desamparados, carentes de ropas, expuestos a condiciones de calor y frio, a las picaduras de mosquitos y moscas, sufriendo de día y de noche, si escuchan mi nombre y lo recitan con sinceridad y fe, sus carencias serán remediadas. Inmediatamente recibirán ropas exquisitas, con preciosos adornos, guirnaldas de flores y perfume de sándalo y disfrutaran de música que alegrara su corazón.

Manyusri, con estos Doce Votos Sublimes se comprometió el Santo Venerado Buda de la Medicina, Tathagata de la Radiante Luz de Lapislázuli, Arhat, Perfectamente Iluminado, cuando cultivaba el sendero de  los Bodhisattvas.

Manyusri, en cuanto a los Grandes Votos hechos por el Buda de la Medicina mientras practicaba el sendero de los Bodhisattvas, no puedo expresar todos sus méritos, virtudes y adornos de su Tierra Pura, aun si hablara durante un eón. Su Tierra de Buda  es pura, sin mancha y en ella no se encuentran caminos malsanos.

En esa Tierra, el suelo está hecho de lapislázuli, los linderos están marcados por cordones de oro; los pueblos, torres, palacios, pabellones, balcones, ventanas y ropajes, todos están hechos de los siete tesoros. Los méritos, virtudes  y adornos de esta Tierra Pura Occidental del Buda Amitabha.

En esa  Tierra habitan dos grande Bodhisattvas, llamados Resplandor de Sol y Resplandor de la Luna. Ellos son los líderes entre los incontables Bodhisattvas de esa Tierra. Ambos, sirviendo como guardianes del tesoro del Dharma  Verdadero, serán los sucesores del Buda de la Medicina. Por esta razón Manyusri, todos los devotos debería hacer votos para renacer en esa Tierra.

Veneración al Buda de la Medicina, Tathagata de lapislázuli Radiante, y a sus grandes votos, méritos y virtudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
María José Morón. Con la tecnología de Blogger.